1. SKIP_MENU
  2. SKIP_CONTENT
  3. SKIP_FOOTER
Tamaño letra:

 

Colegio y viviendas adaptadas al cambio climático pasan prueba invernal en Lorica (Córdoba)

 

Fondo Adapatacion y ANI firman convenio para estructuración del megaproyecto Canal del Dique

Julio 27 de 2017. La Institución educativa La Unión y 100 viviendas del barrio Cotocá Abajo, reconstruidas por el Fondo Adaptación, pasaron la prueba de inundaciones en medio de la difícil situación invernal que afronta el departamento de Córdoba.

“El comité comunitario de Palo de Agua en el municipio de Lorica anunció que más de 1.000 estudiantes reciben clases sin interrupciones y que las aulas se mantienen secas y seguras”, afirmó el gerente de la entidad, Iván Mustafá Durán.

Los líderes comunitarios reportaron que las 26 aulas, la biblioteca y la sala de cómputo están en buen estado y prestan sus servicios a la comunidad, a pesar de las fuertes lluvias que afronta el departamento al norte de Colombia.

El Fondo Adaptación invirtió más de $7.600 millones en la construcción de la nueva sede del colegio La Unión que tiene un área superior a los 7.000 metros cuadrados y está adaptada al cambio climático lo que permite tener continuidad en las clases.

La alcaldía de Lorica informó que las casas construidas por el Fondo también pasaron la prueba invernal tal y como estaba presupuestado. Se trata de las primeras 100 viviendas entregadas por la entidad en el barrio Cotocá Abajo, las cuales forman parte de un proyecto de reconstrucción de 253 viviendas, cuya inversión es cercana a los $12.000 millones y que beneficiarán a más de 1.100 personas.

“Gracias a las viviendas construidas del @FondoAdaptación varias familias de Cotocá Abajo superan inundaciones”, dijo la Alcaldía en su cuenta de twitter.

Las casas que benefician a más de 450 habitantes del este municipio de Córdoba tienen un área de 40 metros cuadrados distribuidos en sala comedor, dos alcobas, cocina y baño.

“Dadas las condiciones del terreno, se determinó que las viviendas debían ser palafíticas, es decir, estar sobre bases de 1.50 metros de altura para que en momentos de inundaciónes, que en promedio alcanzan un metro, la casa siempre esté por encima de la superficie”, explicó Mustafá Durán.